Indicadores

Cambio Climático

La energía, es un factor, conjuntamente con el cambio de uso de suelo, clave en el cambio climático. El uso de energías fósiles, los impactos ambientales de los aprovechamientos energéticos renovables o no, se encuentran estrechamente relacionados con el fenómeno global.

Sus efectos traen consecuencias sociales, económicas, energéticas y ambientales con costos cada vez mayores para los países.

Por ello, las medidas que puedan contribuir a su reducción, mitigación o adaptación en el área energética deben ser atendidas.

En la “Declaración de Managua” resultado de la XLI Reunión de Ministros de Energía de OLADE, del año 2010, éstos consideraban que:

“…El sector energía, a través del uso intensivo de combustibles fósiles, afecta sensiblemente al medio ambiente mediante la emisión de contaminantes. Aún cuando América Latina y el Caribe sólo contribuye con el 5% de las emisiones a nivel mundial, es importante tomar medidas para reducir o atenuar sus efectos…”

Tal es así, que en el mencionado documento, declaraban:

“…Establecer  como  metas  para  el  año  2025,  una  reducción  del  consumo energético en un 12% a nivel regional; así como la incorporación en la matriz energética primaria del 25% de recursos renovables en la región, con valores diferenciados acordes a la realidad energética de cada país.

            Instruir a la Secretaría Permanente para apoyar a sus Países Miembros en la definición de las metas individuales de eficiencia energética y participación de los recursos energéticos renovables, así como las líneas de base para medir el cumplimiento de los compromisos, e informar de los avances en la próxima Reunión de Ministros…