Olade aboga por integración regional para equilibrar asimetría de capacidad energética

publicado en: Sala de Prensa | 0
Olade aboga por integración regional para equilibrar asimetría de capacidad energética

Via Hoy Bolivia

Secretario Ejecutivo de la Organización Latinoamericana de Energía (Olade), César Fernando Ferreira, abogó el miércoles por la integración regional para equilibrar la asimetría de la capacidad energética, en el marco de la complementariedad entre los países que registran excedentes con los que carecen de ese recurso.

En su ponencia en la sesión denominada “Evolución y estado actual del proceso de integración energética regional” enmarcada en el X Foro de Integración Energética de la Región (FIER) instalado en la ciudad de Tarija, Ferreira sostuvo que Bolivia y Colombia son los dos países que tienen energía suficiente que puede ser integrada y llevada a otros países.

“Es evidente que la integración es fundamental porque con la integración podemos equilibrar para que los países que tienen excedentes pueden entrar en proceso de integración con los países que necesitan. La integración puede poner en la matriz energética un buen punto de equilibrio y de balance”, manifestó.

En esa dirección, explicó que para una integración efectiva es necesario tener conocimiento, cooperación entre los países, una coordinación de políticas, además de mercados.

Agregó que se debe trabajar el marco regulatorio mediante la legislación de los países para la complementariedad energética.

Asimismo, Ferreira apuntó que para la integración se debe tomar en cuenta aspectos importantes, tales como: el político, estabilidad técnica, el marco legal, la cooperación financiera, sostenibilidad y la condición ambiental.

Según datos del Ministerio de Hidrocarburos y Energía, Bolivia ahora cuenta con alrededor de 500 megavatios (MW) de reserva de energía eléctrica que garantiza el abastecimiento de la demanda y perfila al país en exportador de energía en Sudamérica.

Actualmente cerca del 40% del total de la oferta eléctrica corresponde a reservas, cuando en 2006 éste apenas llegaba al 10%.

La oferta de electricidad llega a 1.800 MW, mientras que la demanda pico alcanza a 1.300 MW, con una reserva de 500 MW. (ABI)