Por Pablo Valverde – EITI

Representantes de más de diez países participaron en activos debates sobre sus experiencias y las lecciones aprendidas. Aquí, los participantes del taller debaten en la sesión de capacitación previa a la conferencia regional.

La segunda mitad de la semana del EITI en América dejó en claro que la implementación del EITI en la región está en marcha. El período de calentamiento ha quedado atrás y los países ahora analizan cómo usar mejor el Estándar como herramienta para abordar cuestiones específicas importantes para la sociedad y la industria en sí. Según las palabras de Rosa María Ortiz, ministra de Energía y Minas de Perú, “Con la publicación reciente del Informe EITI, publicado por nuestro país para el décimo ejercicio económico, estamos en buena posición para usar el proceso EITI con el fin de poder abordar los distintos retos que presenta la industria en Perú”.

La conferencia regional, organizada con el apoyo de German Cooperation (GIZ), el Banco Mundial y la Organización Latinoamericana de Energía (OLADE), fue una oportunidad para que los países que ya están implementando el EITI compartieran ideas y nuevas herramientas que los están ayudando a enfrentar los problemas que afectan al sector. También fue una oportunidad para que otros países, como Argentina, Brasil, Chile, Guyana, México y la República Dominicana, obtuvieran más información sobre el EITI y sobre las maneras en que la implementación del EITI podría ayudar a mejorar la gobernanza del sector en sus países. La República Dominicana, Guyana y México se han comprometido a llegar a ser miembros del EITI. México en particular está dando pasos concretos para implementar el EITI. De acuerdo con Lourdes Melgar, subsecretaria de Energía de México, “México está haciendo preparativos y tiene intención de presentar su candidatura al Consejo del EITI a tiempo para la Conferencia Global del EITI en febrero de 2016”.

El tema más álgido entre los participantes fue sin dudas el uso del EITI para abordar cuestiones ambientales. La participación de una delegación de Mongolia fue especialmente útil para el intercambio de ideas y experiencias en esa área, ya que el EITI de Mongolia ha sido pionero en el uso de informes EITI para divulgar información sobre el cumplimiento de regulaciones ambientales. Se dedicó una sesión al intercambio de experiencias respecto del uso y la visualización de datos, con ejemplos prácticos de Guatemala, Perú, Estados Unidos y el Banco Interamericano de Desarrollo.

Todos los participantes acordaron que la era en la cual los informes EITI servían principalmente para publicar los pagos de las compañías al gobierno era cosa del pasado. José Ugaz, presidente del Consejo de Transparencia Internacional retó a los participantes en la sesión de la mañana, “Transparencia, sí, ¿y después?”, e insistió en que la información generada se debe usar para un fin específico si se desea que resulte útil. Marcel Ausburger de la Fundación Ciudadano Inteligente en Chile agregó “Creamos un portal maravilloso y nadie lo usó. Creamos aplicaciones que acercaban más la información a la gente; nadie tampoco las usó. Comenzamos a usar la información nosotros mismos con un fin y entonces sí, finalmente, comenzamos a ver cambios concretos.