REFORMA TRIBUTARIA EN COLOMBIA APLICARÁ IMPUESTOS AL CARBONO

publicado en: Noticias | 0
REFORMA TRIBUTARIA EN COLOMBIA APLICARÁ IMPUESTOS AL CARBONO

El 29 de diciembre de 2016 Colombia publicó la Ley 1819, que contiene una reforma tributaria estructural cuyos efectos rigen desde el 1 de enero de 2017.
La referida reforma incluye la creación, de un impuesto al carbono, que implica un aumento en el precio de la gasolina y por tanto desincentiva el consumo de combustibles fósiles, fomentando de esta forma la reducción de emisiones de gases efecto invernadero.
La nueva estructura tarifaria se determina a partir de la cantidad de CO2 que produzca cada combustible, lo que otorga a esta medida la categoría de impuesto verde.
Con tales propósitos, la ley contempla además, una disminución en la tarifa de los vehículos eléctricos.
Adicionalmente, al tenor de la reforma se modifica el impuesto nacional a la gasolina y al ACPM, distinguiendo entre dicha obligación y el valor del impuesto sobre las ventas de la operación. El impuesto nacional a la gasolina extiende su alcance a la venta, retiro, importación, consumo propio o importación para la venta de gasolina y ACPM.
Los biocombustibles no están sujetos al Impuesto Nacional a la Gasolina y conservan además la calidad de exentos de IVA.
El Impuesto al carbono recae sobre el contenido de carbono de todos los combustibles fósiles, incluyendo los derivados de petróleo que sean usados con fines energéticos. Este impuesto grava, dentro del territorio nacional, el retiro, la importación para el consumo propio o importación para la venta de combustibles fósiles. La tarifa correspondiente se ajustará a partir de febrero de 2018 conforme a la inflación reportada al año inmediatamente anterior más un punto hasta que sea equivalente a una (1) UVT por tonelada de CO2.
Es importante destacar, que la venta de diésel marino y combustibles utilizados para reaprovisionamiento de los buques en tráfico internacional es considerada como una exportación, por lo que estas actividades no califican como objeto de cobro del impuesto nacional a la gasolina y al ACPM, ni del Impuesto al Carbono.
Adicionalmente, al tenor de la Ley 1819, se crea la contribución parafiscal al combustible para financiar el Fondo de Estabili-zación de Precios de los Combustibles, FEPC.
A efectos de fortalecer los mecanismos para la lucha contra la evasión y la elusión fiscal se establece la sanción de priva-ción de libertad para los infractores.
Con la implementación del Impuesto al Carbono, Colombia emprende las primeras acciones para lograr su compromiso de reducir al 2030 un 20 % de su nivel de emisiones.