ABRIL 2018

Instituciones fuertes sustentan nuestras democracias

El sector energía de Latinoamérica y el Caribe no es ajeno a la necesidad de una sólida institucionalidad, transparencia y seguridad jurídica. Hablo de una institucionalidad que respalde la planificación sectorial de largo plazo, que defina una visión para cada país de su modelo de desarrollo en el cual la energía sea una parte constitutiva y fundamental; y que además asegure la transparencia en su accionar en búsqueda de permitir nuestro desarrollo económico y el bienestar de nuestra sociedad.

Nuestra realidad regional nos muestra que necesariamente debemos promover la maduración y modernización de nuestras instituciones para bloquear toda posibilidad de anclaje de los procesos de corrupción que se traducen en una clara y rotunda destrucción de valor. Debemos tener plena conciencia de que la falta de transparencia, las debilidades jurídico – institucionales y los vacíos de control no solamente tienen un efecto en el sobreprecio de las obras de infraestructura, la proliferación de contratos direccionados o el enriquecimiento ilícito de funcionarios públicos, sino que la destrucción de valor penetra a lo largo y ancho de todo el sistema institucional y así se reduce la inversión. Se pierden capacidades técnicas básicas, se aumenta el costo de la deuda pública y finalmente se debilitan y erosionan nuestras democracias. Ninguno de nuestros países es inmune a estos problemas a la vez que debemos tener claro que no es un virus exclusivo de nuestra región. La deseada transparencia y la sólida institucionalidad son activos intangibles básicos para el ordenamiento y crecimiento de nuestra sociedad.
Recientemente cerramos nuestro Programa de Formación en Integración y Planificación Energética para LAC, contando con la participación de más de 30 funcionarios del sector energía de nuestros Países Miembros. Un programa que con orgullo llevamos adelante en el marco de la Agenda Regional de Energía que compartimos con ARPEL, CAF, CIER, CEPAL, OEA, WEC y ALADI. De esta forma entiendo que desde Olade, contribuimos a fortalecer las capacidades del sector en nuestra región, formando profesionales sensibles y comprometidos con una Latinoamérica y el Caribe que necesita de instituciones fuertes, efectivas, transparentes y eficientes.

También hemos iniciado un acuerdo con la Pontificia Universidad Católica (PUC) de Chile para constituir el Programa Latinoamericano de Políticas Energéticas, concebido como un espacio de formación, reflexión y debate sobre políticas públicas para el sector de la energía, mediante el sustento a la formación conjunta de profesionales especializados en Energías Renovables; Acceso y Equidad de Energética; Mercados de Electricidad y Eficiencia Energética; Planificación de Redes de Transmisión;Diseño y Evaluación de Políticas Energéticas; Pobreza Energética, entre otros temas enfocados a promover desde la academia, el estado de arte y de la práctica entre las agencias de energía de la región latinoamericana.

Es así que más allá de estas acciones puntuales para fortalecer la institucionalidad de nuestra región, es necesario que se realicen debates de alto nivel conceptual sobre un tema de profunda vigencia como es la transparencia en los diferentes niveles para encontrar los caminos necesarios que permitan el fortalecimiento de nuestra institucionalidad que, finalmente se traduce en sustentar y fortalecer nuestras democracias.

Reciban desde Quito,Ecuador un cordial saludo.
Alfonso Blanco
Secretario Ejecutivo-OLADE.

Últimas Publicaciones

Noticias Recientes

Welcome Back!

Login to your account below

Create New Account!

Fill the forms bellow to register

Retrieve your password

Please enter your username or email address to reset your password.

Add New Playlist